Contestando la objeción de «¿Tengo que pagar por entrar?»

Alguna vez te ha pasado que comienzas a presentar tu negocio y el prospecto te lanza la pregunta «¿pero tengo que pagar por entrar?». Seguramente sí, ¿verdad?. Por el tono en que te lo diga sabrás si estás delante de una objeción.

_(18)Si se trata de una pregunta que nace desde el querer saber, la suelo contestar. Porque puede que el prospecto tenga interés en saber lo que tiene que invertir. Pero si se trata de una objeción, suelo detenerme en la presentación hasta aclarar bien si merece la pena acabarla. Es decir, le contesto con una serie de preguntas que me servirán de filtro para decidir si el prospecto tiene verdadero interés o no.

QUÉ CONTESTAR ANTE LA OBJECIÓN

A mí me suele gustar contestar con otra pregunta que me sirva para dar postura a mi negocio y decidir si estoy ante la persona correcta

  • «No me digas que tengo que pagar para comenzar»
  • Por supuesto, se debe hacer una inversión. Ahora bien, escuchar esta presentación es gratis, no te costará nada. Pero yo valoro mucho mi tiempo y no me gustaría perderlo ni hacértelo perder a ti. ¿Eres de las personas que saben valorar y reconocer las buenas oportunidades y se agarran a ellas o eres de los que no se deciden y las dejan pasar?

Escucha lo que te responde y decide si continuar con la presentación o darla por finalizada.

Sé que generalmente no nos suelen sobrar prospectos. Pero soy de la opinión de que debemos valorar mucho más nuestro tiempo. No debemos tener miedo a escuchar que el prospecto no tiene interés en la presentación. Si no es la persona adecuada, ¿para qué gastar más energía con la esperanza de que vea la magia de este negocio?. Educadamente se le dan las gracias y se le dice que no crees que esto sea para él/ella.

Porque valorar tu tiempo es valorarte a ti mismo y de esta valoración es de donde nace la postura.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *