La habilidad más importante para el éxito en el multinivel

¿Cual dirías que es la habilidad más importante para el éxito en el multinivel? Para algunos es la de invitar, otros te dirán que saber cerrar. Hay muchas opiniones al respecto y la respuesta dependerá de la manera de trabajar que tengas.

MULTINIVELEn mi opinión, hay una habilidad en concreto que hay que adquirir y perfeccionar y que merece toda tu atención.

SABER FILTRAR O CUALIFICAR

Puede que no esperaras esta respuesta, ¿no es así? o suele ser la habilidad más enseñada pero no obstante, es crucial a la hora de construir un negocio sólido y a continuación te digo por qué.

Imaginemos una presentación de negocio o producto en un hotel o en casa, incluso una presentación uno a uno. En artículos pasados ya hemos hablado de las objeciones a manejar tras cada presentación. Sabemos que casi siempre van a aparecer las objeciones. Si desees leer más sobre cómo manejarlas, te dejo el enlace a este otro artículo

Bien, después de una presentación nuestra tarea no es cerrar al prospecto. Nuestra primera y principal tarea es filtrar o cualificar a nuestros prospectos de manera que seamos capaces de distinguir entre aquellos que verdaderamente están interesados de aquellos que sienten curiosidad pero tienen otras agendas y ahora mismo no se plantean el iniciar un negocio multinivel.

Filtrar es crucial y no sólo tras las presentaciones. Yo lo utilizo en todo el proceso de prospección. ¿Te gustaría saber cómo llegar a la invitación filtrando a los verdaderamente interesados de los que no? ¿No sería estupendo que aquellos prospectos que lleguen a tus presentaciones ya tengan un interés genuino por ver lo que ofreces? Estoy segura de que tus presentaciones serían mucho más productivas. ¿Puedes ver lo grande que sería no perder el tiempo en presentar algo a alguien que no tiene ningún interés? ¿Cómo podría cambiar esto tu negocio multinivel? Te lo cuento todo aquí

Así dicho parece fácil, pero en la práctica no lo es tanto. ¿Por qué?

Porque muy pocos serán los que directa y abiertamente te digan que no les ha interesado lo que vieron o que a pesar de ser una buena oportunidad ahora no es su momento.

Lo verdaderamente divertido de estos momentos posteriores a la presentación es que prácticamente todos los invitados suelen decir más o menos lo mismo pero, la razón de fondo que los mueve a decirlo no es la misma y aquí radica la gran diferencia. Me explico.

Estas pueden ser algunas preguntas habituales por parte de los prospectos supuestamente interesados:

  • ¿Cuánto tiempo puede llevarme el conseguir xxx resultados?
  • ¿Cuánto tiempo requiere a la semana?
  • ¿Cuánto deberé invertir antes de que consiga ganar algo?
  • ¿Yo también tendré que hacer estas presentaciones?
  • ¿Qué tengo que hacer para ganar dinero con este negocio?

También pueden expresar sus dudas e inquietudes de la siguiente manera:

  • No soy bueno vendiendo
  • No conozco a nadie que pueda ser bueno en esto
  • No sé si podré hacer lo que tú haces
  • La gente de mi entorno no creo que esté interesada en esto

Ahora bien, ¿sabes que el prospecto verdaderamente interesado y el que sólo tenía curiosidad por saber de qué se trataba pero no tiene intención alguna de comenzar, van a decir exactamente lo mismo. Esto significa que podemos perder mucho tiempo dando explicaciones que no le interesan con la persona inapropiada. Pero ¿Entonces dónde está la diferencia?

LA GRAN DIFERENCIA

La diferencia está en la intencionalidad. Es decir, la persona que verdaderamente  se está planteando iniciar un negocio multinivel, está intentando visualizarse ya dentro e intenta ver si será capaz de hacer lo que haya que hacer. Está sopesando si ese negocio es para él o ella. Por eso manifiesta dudas, inquietudes y hace preguntas. Y la manera de manejar estas “objeciones” es educando, dándole las respuestas que necesita. Si lo haces correctamente, no lo vas a tener que cerrar, sólo acompañar en el proceso y ayudarle a entender cómo este negocio puede ayudarle. En ese momento, la decisión la tomará él o ella.

Aquellos prospectos que sentían curiosidad pero no tienen intención de comenzar, curiosamente utilizarán preguntas y objeciones muy similares, pero con otra intencionalidad. Es decir, tratan de poner excusas porque no son capaces de decir claramente que no es para ellos. Utilizan las objeciones a modo de justificación para decir “No me interesa”. Por eso, cuando te dicen yo no soy buen vendedor, yo no conozco a nadie… están utilizando las objeciones como argumento para indicarte su falta de interés. ¿Deberíamos tratar de educar y dar información en este caso? Creo que no, es una pérdida de tiempo. Es sin duda una conversación no productiva que debemos aprender a evitar.  Además, en este tipo de situaciones es cuando te llegan a ver como un vendedor porque esa persona no tiene ninguna intención de dar un paso adelante y cualquier explicación o aclaración que le hagas será visto como un discurso de ventas.

Por esto es importante saber separar los genuinamente interesados de los no. Esta es la primera habilidad que recomiendo adquirir y practicar para que sólo invirtamos nuestro tan preciado tiempo con aquellos que sí están buscando cambiar algo en sus vidas y tienen la determinación de dar los pasos necesarios.

Así pues, en vez de pensar “tengo que conseguir que la gente vea mi presentación” quizás sería más productivo pensar “debo buscar gente que quiera ver mi presentación”. ¿Ves la diferencia? Se trata de dar con las personas correctas, con aquellas que de verdad están buscando algo y dirigirlas a que vean lo que tienes y valoren si les encaja.

¿Qué te parece, tiene esto sentido para ti? Déjame saber tu opinión en los comentarios de aquí abajo.

Si deseas descargar mi ebook gratuito “Los 4 Pilares del Éxito en el Multinivel” lo puedes hacer aquí

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *