Luchando contra el miedo en multinivel

Cuando iniciamos un negocio multinivel suele ser muy común que las cosas no resulten como nos imaginábamos. Seguramente en más de una ocasión te has visto tratando de superar el miedo en multinivel.

EL MIEDO EN MULTINIVELSiempre se ha dicho que este negocio te obliga a mirarte al espejo y te muestra tus creencias limitantes  y miedos más recónditos. Aquellos que no has querido ver, aquellos que llevas arrastrando toda tu vida.

LUCHANDO CONTRA EL MIEDO EN MULTINIVEL

Seguro que en algún punto de tu carrera profesional como networker has decidido plantarles cara a esos miedos que te detienen. Enhorabuena si es así.

Pero en este artículo quería darte un punto de vista algo distinto acerca de esta cruzada contra el miedo. Soy la primera en opinar que necesitamos salir de nuestra zona de comodidad y para ello debemos afrontar lo que nos asusta y lo que nos paraliza.

Sin embargo, a veces creo que nos declaramos la guerra a nosotros mismos y éste es un terreno peligroso. Ahora te explico a qué me refiero.

En mi caso, soy una persona de carácter introvertido. Yo disfruto de una buena conversación entre amigas, pero si me pones en una sala llena de gente que no conozco, me quedo congelada, no es mi lugar.

Cuando comencé en el multinivel, trataba de imitar a los líderes de mi equipo. Veía cómo se desenvolvían en salas llenas de gente y alucinaba con la facilidad que tenían de iniciar conversaciones con perfectos extraños. Claro, esto para mí era difícil no, lo siguiente.

Entonces decidí que tenía que luchar contra aquel miedo, que no descansaría hasta sentirme cómoda haciendo aquello. Sentía que no era lo suficientemente buena y no me daba cuenta que al declarar la guerra a mis miedos estaba luchando contra mí misma.

NO QUIERES HACER LO QUE SABES QUE TIENES QUE HACER

Te cuento mi historia porque sé lo que se siente y encontré un camino mejor que el de castigarme a mi misma. Sigue leyendo y en  breve te lo cuento.

¿Te pasa como a mí que a pesar de que sabía que debía llamar a las personas de mi lista, siempre encontraba una excusa para no hacerlo? Para algunos esto será incomprensible porque el llamar para invitar a tus amigos y conocidos no os cueste nada, incluso puede que estéis llamando a perfectos desconocidos.

Pero si eres introvertido/a como yo, esto puede ser lo más difícil del mundo. Esto te puede quitar el sueño y hasta las ganas de comer. ¿Te identificas?

Así estaba yo. Quedaba con mi upline para obligarme a mí misma a hacer esas llamadas que sabía que tenía que hacer pero no quería. Para los que sabéis de de qué hablo, no hace falta más explicación. Para los que tengáis otra personalidad, os diré que esto creaba mucha pero que mucha ansiedad en mí.

TE EXIGES Y TE CASTIGAS

Comencé a consumir toda la información que encontraba sobre cómo superar los miedos. Leía, escuchaba audios y hasta contraté a una coach y debo confesar que esto fue lo mejor que hice. Aquí cambió totalmente mi manera de enfocar las cosas.

Comprendí que me estaba exigiendo hacer algo que no sólo me incomodaba, sino que me daba verdadero miedo y me producía gran ansiedad.

Comprendí que llevaba meses centrada en mi punto débil en vez de centrarme en mis fortalezas, que son muchas. Y claro, esto sólo provocaba que me estuviera castigando. Debes construir tu negocio basándote y apoyándote en tus fortalezas, no en tus debilidades.

¿Te gustaría saber qué estrategia podrías aplicar para sacar el mayor partido a tus fortalezas y para que éstas sean el eje central de tu negocio? Contacta aquí conmigo

TODO PASA POR ACEPTARTE

¿Sabes? No puedes ser bueno/a en todo. Siempre puedes y debes formarte e ir convertiéndote cada vez en mejor profesional. Pero siempre conociéndote, entendiendo  quién eres y desde el respeto que te mereces y necesitas.

No trates de luchar contra ti, sólo te harás daño y en nada te ayudará. No puedes disfrutar si te estás castigando y llevas una carga demasiado pesada. Es muy importante entender que siempre puedes y debes desarrollar tu negocio apoyándote en tus fortalezas. Y te pongo mi ejemplo:

Yo no disfruto siendo una «mariposa social». No me pidas que salga a la calle y comience conversaciones con toda la gente, no me pidas que llame a desconocidos que ni siquiera esperan mi llamada. Simplemente, no va conmigo y lo odio, no soy capaz de disfrutarlo. ¿Hace falta que me lleve al límite y me obligue a hacer aquello que detesto? Mi respuesta es clara: NO.

BUSCA OTRO CAMINO

¿Acaso sólo hay un camino para llegar a donde quieres? Por supuesto que no!

¿Quieres saber qué es lo que hice? Pues… ahí va el final de mi historia.

Yo sabía que no quería llamar a personas sin que estas supieran que iba a contactarlas para ofrecer mi negocio. Sabía que sin embargo, no tenía ningún problema en llamar a aquellas personas que me contactaban para pedirme información. Disfrutaba con estas llamadas.

Y eso fue lo que hice. Me formé en marketing y aprendí a crear el contenido adecuado y a ponerlo delante de las personas adecuadas de manera que la gente me contacta queriendo saber más. Éste es el camino que elegí, es mi camino y ya no sufro de ansiedad. He trabajado duro hasta convertirme buena en esto y ahora tengo la habilidad de atraer a la gente que me interesa.

Ya no dejo nada para después y disfruto con cada actividad que hago en mi negocio porque me siento en mi terreno, me siento segura y confiada y no hay mejor gasolina que esta para impulsar tu negocio.

¿Crees que también puede ser tu camino?

Contacta aquí conmigo y lo vemos

prospectar en facebook

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *