¿Se puede evitar la ansiedad al prospectar?

Hoy he estado acordándome de cuando empecé en mi negocio multinivel. Hice una lista de prospectos,  100 nombres para ser más exactos, al igual que la mayoría de vosotros. Fui contactándolos con menos éxito de lo pensado y en seguida me di cuenta de que iba a necesitar prospectar a más perosnas si quería llegar a buen puerto con este negocio.

CUANDO TU SUEÑO TE(5)Pero ya había hablado con la gente que conocía. Había tratado de invitar a familiares, amigos más o menos cercanos y también a gente conocida. Mi lista de prospectos se había acabado. ¿Y… ahora qué?

Bueno, aún hay mucha gente con la que me saludo al pasar por la calle, pensé. Los incluí en mi lista pero al no tener su número telefónico ni saber cómo se llamaban en muchos casos, decidí salir a la calle en busca de encontrarme con ellos y prospectar. Sin embargo esto no funcionó para mí. ¿Sabéis por qué?

Era tal la presión que tenía puesta sobre mí misma que me bloqueé. Estaba en constante tensión. Desde que me levantaba pensaba constantemente en que debía conseguir llevar a nuevos invitados a la presentación y esto me llegó a consumir. Salía a la calle a la caza de las personas y cuando me las encontraba, no sabía cómo abordarlas. Ellas, al pasar,  me saludaban como siempre lo habían hecho y yo quería invitarlas pero no sabía cómo. Y en los casos en los que sacaba la fuerza y me lanzaba, sonaba tan artificial que lo único que conseguía era dar mala imagen y acumular rechazos.

Me llegué a bloquear y a sentirme muy mal conmigo misma. Llegué a odiar lo que estaba haciendo. No me gustaba acercarme a la gente y forzar un encuentro «interesado», no era mi estilo. prospectar se convirtió estresante y al final, dejé de hacerlo. Necesitaba un descanso, pensar y poner las cosas en orden.

Sé que todo el mundo no lo vive así, pero también se que algunos de vosotros os sentiréis identificados con lo que cuento. Si ese es tu caso, quiero decirte que no tienes que pasar por eso.

Hay maneras de prospectar mucho más respetuosas con la gente y también contigo mismo. Las cosas se pueden hacer de otra forma mucho más relajada, disfrutando y sin el sentimiento de que estás a la caza de la gente. ¿Esto otro te suena mejor? ¿Te digo cómo lo hago?

Simplemente, me quité la presión y las prisas. No estoy obsesionada con conseguir el resultado (que el prospecto acepte mi invitación). Salgo a la calle a crear contactos. Construyo mi red de amigos y la voy ampliando constantemente.

[]

De esta manera estoy relajada, y disfruto creando amistades. No voy a invitar, sino que voy a conocer a la gente y a construir una relación. Hablo con muchas personas, en el colegio, en el parque, donde quiera que esté. Voy cultivando todas esas relaciones y de manera natural, llega un momento en el que la persona te pregunta a qué te dedicas. Lo hace desde el interés, porque quiere saberlo. Y ese tipo de preguntas son las que te interesa que te hagan.

Después se trata de saber contestar adecuadamente, creando interés en la otra persona. Pero ese ya es tema para otro artículo.

Si al leer estas líneas has pensado «esto era lo que necesitaba, esta es la pieza que me faltaba» es porque también estás bloqueado y en el fondo, sabes que esas fórmulas de cazador no te van a funcionar. ¿Quieres profundizar más en los métodos que sí funcionarán para ti? ¿Deseas aprender a construir amistades de manera genuina y a crear interés en el prospecto para que quiera ver lo que tienes? En ese caso, contacta conmigo y te diré cómo te puedo ayudar en mis sesiones de couching individual.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *