¿Todo vale para conseguir que acudan a la presentación de negocio?

Es muy lógico pensar que cuánta más gente vea tu presentación de negocio, más resultados tendrás. En parte, es una cuestión de números, pero sólo en parte.

presentación de negocioA menudo, los networkers caemos en una dinámica loca de querer poner a todo el mundo delante de una presentación de negocio. Nos sentimos tan motivados, tan ilusionados con todas las puertas que puede abrirnos el multinivel, sentimos que nuestra compañía es la mejor del mundo y ni qué decir de nuestro producto. Estamos convencidos de que sea como sea hay que conseguir que todos los que tengo en la lista pasen por una presentación.

De verdad creemos que lo difícil es traerlos a la presentación de negocio, que una vez allí, todo está hecho. ¿Quién diría que no a algo tan bueno? ¿Has pensado así alguna vez? Por ello a menudo utilizamos toda clase de trucos no muy recomendables con el fin de llevar a esa persona a una presentación. Pues… nada más lejos de la verdad

Imagina por un momento que un amigo tuyo te llama y te dice: «He invitado a unos amigos a casa el viernes. Habrá comida, bebida y pasaremos un buen rato, ¿te apuntas?». Para tu sorpresa, llegas el viernes y te encuentras con una presentación de producto. ¿Cómo te sentirías? Bastante molesto seguramente, tenían que haberte dicho de qué se trataba… pero entonces igual no hubieras acudido, ¿no es así?

No sé si alguna vez has recurrido a este tipo de trucos, yo sí lo hice por un tiempo y entendí que no todo vale. ¿Qué opinas? He preparado un vídeo curso para que sepas cómo trabajar los contactos para no quedar como un interesado y no dar mala imagen. Te explico cómo debes actuar para conseguir llegar hasta la invitación de una  manera natural, sin forzar y sin «trucos», incluso con tu mercado frío. ¿No es interesante?. Pincha aquí para más información

No se me olvidará el día en que llamé a una amiga de la infancia y la invité a un café. No le mencioné nada más que quería comentarle una cosa. Cuando nos vimos, ella estaba muy ilusionada porque la había llamado después de tantos años. Así me lo dijo: «Qué alegría que quedemos para un café». En seguida me invadió un cierto sentimiento de culpabilidad. Me sentí muy incómoda.

Tras unos minutos de conversación sobre ella, lo que hacía, de cómo le iba la vida… comencé a hablarle del negocio que había iniciado. Prácticamente le hice una presentación  y cada vez que la miraba podía ver su cara de perplejidad y desilusión. Creo que se sintió utilizada. Yo también me hubiera sentido así, pero en aquel entonces… sencillamente no lo vi así, la necesidad de hacer que la gente viera mi presentación de negocio no me dejaba ver más allá.

Resumiendo, mi recomendación es ir siempre de frente, dejando a un lado los «trucos». Un profesional no disfraza las invitaciones, actúa con honestidad y nunca lleva a nadie a una presentación de negocio o producto sin que el prospecto sepa lo que se va a encontrar. Porque sabe que pierdes toda postura si lo haces, porque es consciente de que esto molesta a la gente, es poco respetuoso y no hace más que dar mal nombre al multinivel, porque  entiende que es preferible llevar menos gente a la presentación pero con un interés genuino por conocer más acerca de su proyecto.

Si deseas saber más sobre lo que debes tener en cuenta para convertirte en un networker profesional, no te pierdas mi Ebook gratuito «Los 4 Pilares del Éxito en el multinivel». Si aún no lo tienes, descárgalo aquí

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *